domingo, 31 de enero de 2010

Eutanasia del espantoso abandono

Digo la muerte como digo amor vacuo,
ambos merecedores de ser vividos
en la eutanasia del espantoso abandono,
del exilio de las salidas,
del ocultamiento del mar calmo en retirada.

Nadie más que la muerte y sus mezquindades
y sus pájaros negros de garras negras
sujetando mis hombros,
alentando un suicidio progresivo
sonriendo debajo de la cama.

Te recuerdo fría y patética
en la abducción por tus esfínteres mugrientos:
de las señales de tránsito, las coordenadas,
los vericuetos de las posibles huídas
y sus inútiles manuales cartográficos.

Digo la vida como la piedra fundamental
de un sinsentido maremoto sanguíneo,
injustificado y malignamente necesario
para poder alcanzar la dignidad de la muerte
de la oprobiosa esperanza.

Y rememoro entonces las luces, vida y muerte
en puja constante en mi torpe y libre albedrío.
En la niebla, una sombra con capa
desdibuja un tajo de guadaña sin misericordia
mientras el viento se lleva mis cenizas;
inexorablemente.

10 comentarios:

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Filosófico este poema, cuánto para reflexionar en cada verso Daniel. Todo por todo y todo por nada. Y las nadas. Brrr..
Me quedo con este fragmento exquisito, repleto de algo que a veces (o siempre) es demasiado dificil de plasmar entre versos, entre palabras, entre acciones, lo que fuere: La vida...
"Digo la vida como la piedra fundamental
de un sinsentido maremoto sanguíneo,
injustificado y malignamente necesario
para poder alcanzar la dignidad de la muerte
de la oprobiosa esperanza."

Cariños Daniel..

LEON PLATA dijo...

Daniel, la bruma que expresa tu trabajo ilumina el sabor poético de insípidos despertares; amaneceres huyendo de la muerte como si ella no fuera apasionada amante de la vida. Eros y thanatos, ora compungidos, ora valientes, recuerdan a las metáforas que los deseos no son lineares, y que la sangre suele llagar ilusiones...

Un sustrato de mineral yoíco puede envanecer una mirada furtiva, pero también puede hacerla colisionar contra el Olimpo y devolverla fragmentada en millares de pedazos que reflejan nuestras sombras...hay quien cree posible unir los pedazos y erigirse una fortaleza de cristal... ilusiones...
----------------------------------
El viento trae tus letras a mi sino, inexorablemente...

Mi abrazo, Daniel; aplaudo tu poema.

LEON PLATA dijo...

Olvidaba reseñar una frase de "Fight Club" traida a mi memoria mientras leía:
" Soy libre, al perder la esperanza he hallado la libertad"...

La abuela frescotona dijo...

estoy aquí, leyéndote, este poema es mucho para mis sensaciones, te fuiste muy lejos, pero te sigo Daniel.

MTeresa dijo...

Espera
deja que digiera
todo ese caudal de metáforas
el manantial de filosofías
que rebañan tus palabras.
Espera
deja que...
un abrazo

Daniel dijo...

Sol; es difícil sustentar a veces este maremoto de abandono cauce sanguíneo y seguir creyendo que hay algo más que un río de sangre.

Gracias pot tu lectura.

Mi cariño.

Daniel dijo...

Insípida y anodina; las precisas palabras para definir ciertos despertares.
Mi estimado amigo; siempre agregando valor a mis poemas con tus profundas lecturas.
Soy el que debo agradecerte.

Mi abrazo y gracias.

Daniel dijo...

" Soy libre, al perder la esperanza he hallado la libertad"...
Como ser libre dejando de huir buscando la libertad.

Muy ciertas esas palabras. Gracias por dejarlas para mi burdo intelecto.

Daniel.

Daniel dijo...

Abuela, estimada abuela; tus sensaciones son más sanas y vivas que las torpes miserias interiores que reflejan mis poemas.

Un abrazo y gracias.

Daniel dijo...

MTeresa; espero, espero...tu abrazo es el mejor remanso para esa espera.

Un abrazo va...gracias.