lunes, 22 de febrero de 2010

Tonterías medievales y cascos rotos

Trapezoidal movimiento de pies,
rombo inestable y desequilibrado,
un falso dos por cuatro
de ocho lados desiguales,
dos dedos de alcohol al filo del sombrero.
Afuera Malena canta un tango *
detrás de un arlequín de fango,
y el Cuartito azul** apaga sus luces dos instantes antes
del sollozo del alba, que no perdona
las malas rimas del alma.

Tonterías medievales
cascos blancos rotos por el verdugo tiempo;
la frente marchita que ya no vuelve
como tampoco vuelven los balcones con geranios.

Pasa, detrás de la carroza, el funerario.
Su atiborrada valija de lápidas a pedidos,
de epitafios dibujados en hojas de bronce
oropel de los muertos, sin olvidos.

En el epígrafe de la polaroid una pluma escribió:
“Hoy no creo ni en mi mismo,
todo es grupo, todo es falso,
y aquel, el que está más alto
es igual a los demás...” ***


*Malena - Homero Manzi
**Cuartito azul - Mario Battistella
***Las cuarentas - F. Gorrindo

6 comentarios:

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Faltaba un bandoneón de fondo. Cómo me gusta el tango y esa nostalgia que desparrama. Aunque este poema me suena más al baile que a la letra, cuando el entierro del final bien podría ser el último paso, acompañado del "chan chan".
Muy bueno Daniel!
Cariños!

Daniel dijo...

El tango es nostalgia, es el bandoneón de Troilo en el aire silencioso de una noche de San Telmo ¡Qué bello paisaje! dos cuerpos en un ritual sensual.

Gracias Sol, por tu exquisita sensibilidad.

Un beso.

Duna dijo...

Cuanta nostalgia en tu poema, pero que bello paisaje has reflejado.

Me ha encantado.
Besos amigo, a ritmo de tango.

Daniel dijo...

El tango es nostalgia, es la piel que clama amores ausentes y olvidos olvidados. Por eso es bello.
Gracias amiga, un beso.

La abuela frescotona dijo...

suena pretencioso, pero en cada tango de aquellos, tengo un pedazo de mi vida, solo el conventillo te da Alma de tango
BRAVO QUERIDO AMIGO¡¡¡
un abrazo Daniel

Daniel dijo...

Sólo el conventillo de la vida mi querida abuela, te enseña de la nostalgia.
Mi abrazo afectuoso.