domingo, 17 de octubre de 2010

Nada de nadar

No pienso
en socorrerme;
mis años viejos
no desean,
permanecen;
mientras el piso pasa
debajo de mí.

Un pez sin agua
se ahogaría
en el polvo;
yo me ahogaría
en el agua,
me hundiría
junto al pez.

Él sabe nadar;
yo nada.

Si fuese pez
-sin agua-
me hundiría
en el polvo.

¡Caramba!
Estaría como al principio
-polvo al polvo-

2 comentarios:

concepto-aparte dijo...

Me gustó como el pez, el agua, el nadar desviaran la atención del ahogarse de las primeras lineas.

Daniel dijo...

Gracias poeta por tu lectura, grato es verte.