domingo, 15 de mayo de 2011

Anacrónica filosofía del desastre

De qué sirven los caminos escritos
anegados de utopías y falsas expectativas;
voy y regreso y nada modifica el paisaje.

La senda oscura sigue siendo oscura,
y no hay temor alguno que la encienda.
La mano dejó de sujetar al brazo
y cruzar el puente es un desafío de in-cordura.

El hombre camina solo a través del volcán de llagas;
quema los pies en las guerras de fuegos cruzados
y los bandos se desbandan en el sálvese quien pueda
Hambre misericordioso, abre la boca
y trágate el esperma del violento.
Que no transite entre el follaje que camufla la verdad
y la vista de pacífica justicia, asesina justicia.

Ser la integridad desintegrada,
abandonada en camastros de hospitales;
anacrónica filosofía del desastre,
patética mentira religiosa: tiende tu mano, toma la mía.

El hombre pulula en su vastedad ignorante,
anega los nichos donde cabrían los libros
y los reemplaza por basuras lavadoras de memorias.

La ley del olvido enjuicia a la razón
y se eleva el grito del cobarde como única bandera;
las masas caen en el letargo demagogo
del que compra conciencias.

Iracunda vigilia, saca el dedo del botón del espanto,
no sea que en una noche de borrachera te duermas
y transformes al mundo en un Big Bang que involucione.

Te reto al olvido de lo olvidable, es decir a la negra mentira
que adornó los balcones de tantos ignorantes que creyeron
que golpear la puerta del facilismo era el camino a su gloria.

2 comentarios:

Julie dijo...

Un verdadero reto, un gran poeta, una gran verdad, un poema que hace pensar e invita a asirse al olvido. Me gusta tu poesía Daniel. Un abrazo.

Daniel dijo...

Un abrazo afectuoso mi estimada amiga. Gracias por volver.