domingo, 23 de octubre de 2011

Sequía

No he caminado lo suficiente
es difícil pintar paisajes entre cuatro paredes
son siempre los mismos reflejos
las mismas formas clandestinas
que la ignorancia visual lo determina.
Hoy he vuelto a pintar los mismos versos
y sus manchas de humedad
sus musgos verdes con formas extrañas
que de memoria desdibuja la memoria.
Otra sombra repetida ha huido esta tarde.
No quiso entrar en el paisaje.
Debo modificar la rutina
rotar la silla
colgarme del techo como murciélago
y pintar el calidoscopio de mosaicos etruscos.
Puede que la sangre irrigue
la escasa temporalidad de ideas.

1 comentario:

Julie dijo...

Tu forma de escribir me encanta porque sabes llevarnos a un final sorprendente. Qué gran poema! Como siempre, delirante. Mi felicitación más sincera, Daniel.