viernes, 9 de diciembre de 2011

Pasó un deseo frente a mis ojos

Pasó un deseo frente a mis ojos
no se pudo sostener en su estéril placenta.
Desilusionado fue a caer en los pies del fracaso,
como la vida que fluye de manera veloz
más rápida que el reloj de la fortuna
que siempre gana con su avarienta banca
y se ríe a carcajadas acomodando sus fichas.
Vaya fecundidad la mía; la vida abortó
frente a mi inconsistencia

1 comentario:

Julie dijo...

Sencillamente hermoso, Daniel. Esto es poesía.