sábado, 13 de noviembre de 2010

Lo siento señor

El niño
golpeó
la ventanilla
de mi coche
con gestos
de manos rudas

-le limpio los vidrios

su mirada
leyó mis ojos

-lo siento señor
no sé limpiar
conciencias

-eso dijo-

¿O fue mi vergüenza?

2 comentarios:

elisa...lichazul dijo...

vaya , de conciencias hay quienes nunca lavan , cuantos vamos por allí con las manchas asomando

besitos de luz
tenuna semana genial

Daniel dijo...

Deberían haber lavadoras automáticas de conciencia; por modo propio es difícil hacerlo.

Gracias Elisa, un beso y buena semana.