sábado, 10 de diciembre de 2011

Pordioseros comunes de un sistema

Arrojé mi saco al aire
como sólo se arroja un saco al aire;
no importó la forma entonces.
Vi como se estrellaba torpemente sobre una mata espinosa;
sus formas dejaron de ser estrictas, sobrias;
hasta me imaginé un diario de envoltura arrojado por el viento.
En el parque todos arrojaban sacos al aire;
las matas espinosas estaban cubiertas de sacos
-de diarios de envolturas arrojadas por el viento-
sacos negros, grises, rayados, fuera de época.
Cantamos bajo esa lluvia de sacos;
disfrutamos entonces
descubrirnos pordioseros comunes de un sistema
viciado de nulidad, de aberrantes apariencias.

1 comentario:

Julie dijo...

Hacía tiempo que no leía nada tuyo y lo extrañaba, me encanta tu poesía, Daniel. Y este poema es uno más de los que releo con sincera admiración. Mi felicitación por tu poesía. Feliz noche de domingo.